sábado, 22 de diciembre de 2007

Felices . . .


Tengo un cuadro en mi habitación que se tuerce cada vez que intento ponerlo recto. Ya saben ustedes eso de "la superstición"; y no sé si será un indirecto mensaje del destino o una simple pataleta del lienzo por aún no haber tenido tiempo de enmarcarlo. Pero luego pienso que no he sido tan mala con el destino (tan sólo he querido conocer sus fuentes) y no sé si creerme eso de la "rebeldía del arte" -Un cuadro tiene vida, pero no tanta para moverse por mi cuarto como "Pedro por su casa". Quizá sea cuestión de mi prematura desconfianza -Alguna medalla tendría que colgarse aquella amiga, psicóloga en potencia, que me la detectó. Ahora la grafología es más exacta que un termómetro de mercurio-. Pero lo cierto es, que hoy descubro que estamos en Navidad, y me miro en los espejos para lograr la mejor de mis sonrisas pero no sé con cuál quedarme. He pensado en llamar a varios amigos e improvisar un pequeño casting en el salón de mi casa, pero seguramente estarán muy ocupados eligiendo el traje de fin de año, comprando los últimos regalos o derrochando por derrochar los primeros euros de la paga extra. Y yo mientras tanto en casa, sin haber pisado un centro comercial ni adquirido ningún regalo. Sin traje de fin de año, sin ganas de dar besos prestados ni sonrisas con fecha de caducidad. Ya no me encuentro ni en el espejo. Me falta la lista de los propósitos marcados, el anillo de oro con el que brindar, poner las luces al árbol de Navidad...y, claro está, comprar el conejo.


Tienen quince días para ser buenos. La Navidad, al final, termina siendo como la semana fantástica del Corte Inglés. Aprovechen la bajada de los precios, que ya sabemos lo de la cuesta de enero.


FELICES FIESTAS . . . y esas cosas . . .

2 comentarios:

... dijo...

Feliz Navidad y sobre todo sobre todo Feliz Año que entra, pequeña Pi.

Dolca dijo...

Hola Pili soy Dolca, nosé como llegó tu blog a mi, pero de vez en cuando lo leo. Te felicito, dices cosas muy bonitas.
Un saludito